Write me: laura@mientrasturespirabas.com
El patio de mi casa es particular…

…cuando llueve se moja como los demás .Sobre todo últimamente. Pues sí que tenían las nubes motivos para llorar, estaban “jartitas” de aguantarse, o mejor dicho, de condensarse.

Es la canción que me vino el otro día a la cabeza al escuchar a Pablo López cantar la de su Patio. Lo sé, con esto queda confirmado: Las comparaciones son odiosas!!jjjjj.

Voy a tener suerte porque hay poquisíiiiiiisimas posibilidades de que le llegue este escrito y si le llega espero que no se enfade, le estoy muy agradecida. Nadie había hecho sonar tan maravillosamente bien mi segundo apellido al que tanto quiero.

Y os estaréis preguntando….y ¿qué carajo tienen que ver un patio que se moja cada vez que llueve, con un niño que a pesar de la desesperaci

ón es capaz de seguir adelante  jugando solo?  Pues quizás más de lo que parece…..

Y es que Pablo nos deja entrever una historia muy muy  dolorosa que sucede en un determinado patio, en un determinado hogar, pero desgraciadamente no es el único. Ni de ese tipo de historias ni de otras más o menos duras.

En todos los patios suceden cosas tristes y cuando eso sucede da igual lo particular que sea tu patio, no importa lo diferente que creas que lo tienes, porque cuando algo nos hace daño, tarde o temprano nos desborda, nos hace llorar y es así como el patio  acaba mojado, igualito que el de los demás.

Con más o menos charcos, eso sí,  dependiendo del tiempo que llevemos aguantando mecha pero, al fin y al cabo…. caladito.

Y ahí que seguiremos pa delante, claro que sí. Y lo haremos jugando solos, o bailando solos, dependiendo de la edad en la que nos pille, porque en eso también tiene razón Pablo, aunque tener gente alrededor ayuda y mucho a sentirnos mejor, al final al dolor le gusta viajar solo.

Hay una gran parte que tan sólo tú puedes hacer para ganarle el pulso al dolor.

Eso sí, una vez que lo hagas,

que hayas jugado solo,

que hayas charlado a solas con tu dolor,

después haz el favor de contar conmigo, sería un placer poder acompañarte, y empujar contigo en ese pulso.

Gracias  Pablo López por esa sensibilidad al cantar y tocar el piano a pesar de los meneos que le pegas de vez en cuando. Grande!!

Laura…el desempate

1 Comment

  • Iñigo Posted 4 mayo, 2018 6:29 pm

    Particular la forma en la que cuentas las cosas. Como siempre un placer leerte y sobre todo escucharte.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.