Write me: laura@mientrasturespirabas.com
Manos libres

Últimamente estaba preocupada porque en los pocos eventos a los que había  acudido: algún conciertillo, espectáculos de los pekes…..había notado algo…..la falta de aplausos y el remangue del público a participar y darlo todo.

Si, ya sé que los del Norte, contamos con fama de ser más fríos y tener menos arranque para soltarnos en eso de las palmas, pero es que también he ido a ese tipo de eventos más abajo y no he notado mayor desmelene. ¿Tanto ha podido cambiar la gente desde que yo no salgo? ¡Ay madre que si es así, se confirma lo que yo pensaba…..! ¡Que hace demasiado que no lo hago!!!. Encima lo peor, no es que no salga, sino lo que se me nota cuándo lo hago. Yo llego allí y es cómo si no hubiera un mañana, ni un ayer, ni ná de ná. Vamos, que es cómo si me hubiera poseído o tragado el CARPE DIEM ese, porque lo aprovecho a tope.

No voy a negar que al principio me de un pelín de vergüenza, los cinco  primeros minutos. Justo los que necesito para pensar en la gente que hay en el escenario. “Jolín  esa gente con todo lo que se lo ha currao y el apuro que tiene que dar salir ahí y exponerse al público y que luego estemos a este lado que ni fu ni fa………..uf!”  Y después cinco segundos en mí, “Ostras chiquilla…. ¿Tú sabes lo que te ha costado llegar hasta aquí?  ¿Cuándo crees que volverás a verte en una de estas…? Ya está, adiós timidez, doy palmas y hasta canto por soleares si hace falta.

Pero no,  no he acertado. Bueno, en lo que hacía un siglo que no salía sí. No he acertado en que la gente haya cambiado tanto. Lo que ocurre es que ahora no podemos arrancarnos igual  porque no tenemos las manos libres. Las tenemos ocupadas con los móviles. Lo queremos captar todo,  para guardarlo, para compartirlo….Bueno, compartir siempre mola no? Pero cuidadín, hay que estar atentos para que no se alteren los factores, ya que aquí el orden de los factores sí que influye en el resultado. Primero disfrutar a tope del momento y luego si se quiere compartir……..genial ¡!  Pero ojo! nunca al revés, disfrutar sólo en la medida de que lo podamos compartir, ya que estaríamos perdiéndonos algo no?

Hasta que llegó Dani Martín, alias “mi Dani”, y su “arribaaaaaa las manos” cada vez que notaba que había más luces de móviles, que público bailando en el graderío. Y es que ese arriba las manos, nos hace recordar que esto es un atraco. No lo suyo, lo del móvil. Ay madre!!! lo suyo es otra cosa jjjjjj. Primero cantó cómo un loco para después la vida, tal y como dice él, tras un golpe muy duro, enseñarle quién era de verdad, pudiendo sacar toda esa sensibilidad.

Pero,  y si………… además de perdernos la oportunidad de aplaudir, por no tener las manos libres, estamos privándonos de cosas todavía más importantes como de dar la mano, acariciar, abrazar, hacer cosquillicas……no puede ser…….así que arribaaaaaaa esas manos!! Hagamos caso a Dani y que “Nada volverá a ser cómo antes, nunca dejaré que nada me cambie”.

1 Comment

  • Maria Saez Posted 29 abril, 2017 12:02 am

    Estoy totalmente de acuerdo contigo la gente parece que ha dejado de sentir.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.