Write me: laura@mientrasturespirabas.com
Locos por fastidiar

Sí señor, así es como amanecen algunas personas algunos días , o incluso hay quien lo siente todos los días de su vida. Ufffff. Lo que no sé es si ya se despiertan con esa sensación nada más abrir los ojos, o les ocurre después de desayunar, como una especie de reacción alérgica a los cereales…ni idea.

Pero la cosa es que de repente te los encuentras y zas! ahí que te dejan hecho polvo. Y entonces es cuando te vuelves majareta pensando, qué habré hecho, será que yo, será que no tenía que….hasta que caes en la cuenta que no, que no tiene nada que ver contigo, sino más bien con lo que ellos llevan en su mochila. Madre mía con la cantidad de aficiones tan estupendas que tenemos ahí fuera esperándonos, coger justo esta, con lo dañina que resulta para todo pichipata!

Sin ir más lejos yo soy fan de otra, que aunque pueda parecer lo mismo, no tiene nada que ver. La de aquellos que estamos locos por “incordiar”. De incordiar a la amatxo un día sí y otro también para que la soledad no llegue nunca a invadirla del todo. A los pekes dándoles besos y abrazos incluso en una edad en la que puedan tener alergia, o dándoles la “chapa”,aún a riesgo de que te  manden a la porra. Incordiar a l@s sobrin@s preguntando por sus notas, no porque estés rayado, sino porque te preocupa su presente y su futuro, a l@s heman@s y amig@s en cualquier momento y sobre todo si ese momento es malo, y también por qué no, incordiar en todos los buzones de sugerencias, atenciones al consumidor, paciente etc,  para que no sólo Media Mark ,sino el mundo entero se entere de que no tenemos ni un pelo de tontos. Qué bien se queda uno cuando incordia y sino que se lo pregunten a Rosendo y su loco por incordiar!!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.