Write me: laura@mientrasturespirabas.com
100% Normal

“Éstas no son del todo normal”

Con este comentario se despachó tan a gusto el otro día una persona al ver cómo una amiga y yo nos “emocionábamos” al oír sonar una canción cuando estábamos haciendo un recado  en un comercio de la ciudad.

Nos quedamos paralizadas. No sé qué es lo que sintió ella, pero a mí me hizo daño nada más oírlo. No me refiero a un daño profundo. Fue más bien algo molesto, un crujido en el oído…..como cuando oyes una palabra mal sonante.

Por un segundo estuve a punto de volverme y soltarle un improperio, por aquello de buscar el empate en el asalto.

Pero enseguida me di cuenta que no hacía falta, porque en realidad nos había dicho un piropo.

Sí ya sé que para nada había sido esa su intención pero mira por donde habiendo querido tener un gesto despectivo hacia nosotras, consiguió el efecto contrario.

Le teníais que haber visto la cara cuando le di las GRACIAS. A ella y a mi amiga claro, que también estaba alucinando.

-Pero tú has oído bien lo que nos ha dicho?

-Claro  que sí.

-Entonces, se puede saber por qué carajo le das las gracias.

– Fíjate por un momento en su cara. No en si es guapa o fea, eso no importa,  sino en lo que transmite. Yo no tengo ni idea de lo que es ser “normal”. Pero si a lo que ella se refiere es que hay que ir serios por la vida, medio cabreaos, sin conmoverse y guardando la compostura continuamente en público y además criticando lo que hace o deja de hacer el de al lado…………no crees que es mejor no serlo?

Vamos a ver, para que lo entendáis, fue algo super light. No os creáis que hicimos una coreografía ni nada de eso jjjjjjj. Tan sólo se  trataba de dos amigas que hacía muuuucho que no se encontraban, que encima charlaban de cosas serias, y que a modo de desahogo iban diciendo aquello de que no sabían si estaban haciendo bien o mal, que a veces no entendían nada de cómo funcionaba este tinglao, que a menudo dudaban si estaban metiendo la pata……y entonces sonó aquello de “no eres tú no eres tú soy yo” y llegó la risa, bendita risa y después el acompañamiento en el estribillo con un pequeño movimiento del esqueleto.

Vamos, que de haberme pasado a mí, como espectadora “no del todo normal”, esa imagen me hubiera arrancado una sonrisa. Esas dos amigas hubieran tenido un gesto cómplice de mi parte. Claro que sí, ole, ole y ole.

Pero quizás es que nos hayamos acostumbrado a ir medio empanaos por la vida, con nuestros líos, con nuestras cosas. Hemos “normalizado” casi todo lo que pasa alrededor sin ya casi inmutarnos,  que si de repente alguien se revela contra esa marcha aburrida, lo acabamos tildando casi de tarao.

Pues nada oye, no pasa nada, está claro que no eres tú, no eres tú. En realidad soy yo, échame la culpa a mí, que hace un tiempecito opté por dejarme llevar.

Dedicado a tod@s aquell@s que no dejan de hacer el tonto a menudo. Creo que es un truco fenomenal, una herramienta imprescindible para caminar por la vida.

Laura…el desempate

 

    

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.